Union-Europea-tiempo-transporte-trabajador-parte-jornada-laboral-world-legal-corporation

Unió Europea: el temps de transport del treballador és part de la jornada laboral

El Tribunal Europeu de Justícia va emetre una sentència que determina que el temps que ocupa en transport un treballador que no té un lloc fix de treball, debe considerarse como parte de la jornada laboral.

El fallo en realidad se refiere al tiempo que emplea el trabajador itinerante en trasladarse desde su casa al lugar de la primera cita de trabajo y viceversa, desde su último lugar de trabajo hacia su casa.

Obviamente se refiere a los trabajadores como plomeros, electricistas, cuidadores, etc. que desarrollan su función en distintos lugares fuera de la empresa.

Computando así el tiempo de la jornada laboral, se estaría sobrecargando al empleado con un horario más extenso que el legal.

Reprogramación de la jornada laboral en la UE

Las empresas deberán entonces reprogramar la jornada de cada subalterno de forma tal que el primero y el último lugar al que tengan que concurrir quede lo más cercano posible a su domicilio particular.

Es muy posible que bajo estas nuevas condiciones sean numerosas las empresas que no cumplen con las pautas referidas al tiempo de trabajo exigible a los empleados.

La finalidad del tribunal al emitir este fallo es proteger la salud y la seguridad de los trabajadores, evitar su explotación y asegurar el cumplimiento de las normas sobre duración de la jornada laboral, descansos y vacaciones.

Ningún trabajador de la Unión Europea está obligado a trabajar más horas que las reglamentarias, que son 48 horas semanales.

La sentencia resuelve así un conflicto suscitado en España, con una empresa dedicada a instalar sistemas de alarmas, denominada “Tyco”. Esta empresa, en el año 2.011, tuvo que cerrar varias de sus oficinas regionales.

Así sus empleados debían recorrer grandes distancias para llegar al lugar donde iban a desempeñar su primer trabajo del día, y ya de vuelta desde su último domicilio laboral hasta llegar a sus hogares.

La decisión de cerrar las oficinas regionales fue tomada directamente por la empresa, no teniendo el empleado responsabilidad alguna. Sería muy injusto hacer recaer perjuicios de cualquier clase sobre los empleados de la empresa que no tuvieron injerencia en el cambio de estructura que los dueños habían adoptado.

Al necesitar más tiempo de transporte, el trabajador se ve perjudicado en varios aspectos. El primero es que el empleado tiene menos tiempo de descanso, y así no se cumpliría con el tiempo de descanso mínimo exigido por la ley.

Si consideramos este tiempo de viaje como componente de la jornada laboral, se viola también el límite de tiempo de la jornada laboral legal. Muchas empresas quedarían entonces fuera de las normas legales laborales de la Unión Europea, y deberán replantear el itinerario de sus trabajadores para no incumplir con la ley.

Las normas sobre el salario mínimo en el Reino Unido derivan del derecho británico y no del derecho europeo, por lo que no computan como tiempo de trabajo el tiempo de transporte.

¿Deseas asesoría jurídica sobre un caso similar?